lunes, 30 de diciembre de 2013

2014


Para este año 2014 próximo a entrar, os deseo:

Mucha salud, mucha paz y sobre todo mucha EMPATÍA, para saberse las miserias de este mundo.

Quizás sea un buen comienzo, para practicar el verbo AMAR en el más amplio sentido de la palabra.

Brindo por y con tod@s vosotr@s.

Nos vemos el próximo año.



© Blanca

domingo, 29 de diciembre de 2013

Tratar

TRATAR…


Trato de vestirte de olvido
en sedas negras,
con cremalleras solo de ida
que no abran a su vuelta.

Trato de cerrar los ojos
cuando hay sol
para no ver tu sombra.

Mi mente exhala tal locura
que no se remedia.

Trato que mi angustia
no se mezcle con el agua,
morirían las algas,
me enredarían como
víboras hambrientas.

Mi sustento son los días
de querer olvidarte,
mas peregrina
en llanto me convierto,
porque ni sustento ni lamento,
hacen que pase el tiempo.

Porque ligas mi nombre
con versos de hambre;
tocas y besas mis manos
y perfumas mi Aura.

Me embeleso con miradas
fijas en el pensamiento
y me azota la verdad
que no puedo comprender.

Tú fuiste:
Ser.
Alguien
y
voz.

Es triste, demasiado triste
quedar a oscuras,
sin:
Ser.
Sin alguien
y
sin voz.


© Blanca-Noviembre-2012

sábado, 28 de diciembre de 2013

Escribir

He muerto contigo
tantas veces...
que resucitar da miedo
y me escribo entre fonemas
que suenen oda
y te pienso lento
para seguir así, sin despertar.

Que el tiempo se ralentice,
que se enrede el viento
y se fijen las ventanas
para que nada se vaya
y las paredes escuchen
para grabar,
ciertos poemas
que ahora escribo.

© Blanca

sábado, 21 de diciembre de 2013

Sin título

Él se sabía fuego
entre las piernas
y posaba palabras
en mi boca.

Anudaba los silencios
como si nada
y hacia guirnaldas
de fiesta.

Nunca hubo
un tiempo mejor
que el de su pecho;
no existían los inviernos.

Era fácil el frío,
también me sabía fuego
entre sus piernas.

© Blanca

Pestañas postizas

PESTAÑAS POSTIZAS


Salió a volar
con alas en sus ojos.

Quiere comerse el mundo
con su mirada.

En sus manos lleva
todos los pormenores del tiempo,
sin darse cuenta
que al abrigo de la noche
todos los gatos son pardos.

El carmín de su boca
ilumina las sombras de su vestido
y toca los colores del fuego.


© Blanca

martes, 17 de diciembre de 2013

Silencio

De todos los silencios
hay uno que me mata,
cómo un puñal
certero a la palabra.

Calla tu boca
en ángulo muerto
y el paladar se te cansa
de beber tu propio aliento.

Te emborrachas
mirando acentos,
hasta entrar en coma etílico.

Donde sudas
todas las palabras
que nunca dices.

© Blanca

Sensual

Acerca tu boca
a mi piel.
Vocaliza -me- beso a beso,
todos los sinónimos del:


D
E
S
E
O

© Blanca

sábado, 14 de diciembre de 2013

(.....)

Desde que el eje de tu cuerpo
dejó de sostenerte.
Yo muero y resucito.

Muero con el alba,
de cuclillas.

Resucito con la noche,
cuando el agua de las cuencas
de mis ojos,
se acerca hasta las rodillas.

Entonces…
Me sé;
Que hay que apretar los puños fuerte.
Para seguir soñándote.
Para que no te escapes.


© Blanca

martes, 10 de diciembre de 2013

Escribo

A sabiendas que ya no existes
yo, escribo.

Porque rendirse
es no haber sentido
y sentirte te hace más vivo.

Cuando la tinta moja
éste papel virgen,
crecen enredaderas
a lo largo de mi cuerpo.

Suben hasta mi pelo
y dejan libre mi cuello.

Donde escribes,
donde posas tu boca,
donde versas mis besos,
donde tus dedos tocan días concretos.

Por eso hoy…
he decidido beberme la noche.


© Blanca

viernes, 6 de diciembre de 2013

Ese punto de luz

Todo gira a un punto de luz;
como un círculo cerrado
circunscrito a ti.

Soy alambre de acero
que cerca palabras
y en la noche
evoco tiempo reinventando besos:
salados,
ensalivados,
limpios
y tiernos.

Soy como una copa
llena de olas,
que se agita al influjo de la luna
y siembra hierba fresca,
donde se mullen las huellas.

Tú,
eres cántico vivo
que mueve mi pelo
y haces una meseta
llena de sonetos.


© Blanca

jueves, 28 de noviembre de 2013

(.....)

He matado a mi tiempo.
Me gusta más el tuyo.
No me delates.

Solo te tengo a ti.


© Blanca

lunes, 25 de noviembre de 2013

Mujer

Este es un poema en contra de la violencia de género.


MUJER

Ser mujer….
No es callar la palabra
ni sosegarla en la piel.

Es anudar todos los verbos
que improvisaron desdichas.

Atar las sombras,
seguir latiendo.

Negarse a la oscuridad,
pelear,
repeler hábitos.

Secuenciar mil y una historia
y ahogarlas en toneladas de mar.

Romper espejos,
columpiarse en trozos de cristal
hasta hacer una ventana.

Transportarse.

Llegar a tu boca,
tus oídos,
tus ojos,
tus manos,
e inmiscuirse como tela de araña en ti.

Tejerte nuevo.


© Blanca

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Amigo mío

Amigo mío…
Cada vez que asomas,
una corriente eriza mis dedos,
luego, caen al abismo
donde no puedo tocarte
y escribo…

Amigo mío…
Puedo desnudarme en las palabras,
o vestirme de azul cielo
o cambiar el rumbo.

Cuando tu boca me nombra,
todo se vuelve al revés
y por un momento
floto.

Y me dejo….

© Blanca

Un trato

Tengo que hacer un trato con el aire.
¡ Si !
Ese que roza la línea de tu respiración
y te mira
y te toca.

Dicen que sufro locura,
que soy relámpago
cuándo en las noches de lluvia,
mojas tus manos en otra
y que mi rabia aúlla tanto,
que rasga la luna.

Porque yo te quería.

Mientras tanto…
sigo descalza,
desnuda,
dibujando piel al tiempo.

Tú te diviertes en las estrellas
y yo, sigo en este infierno.

© Blanca

sábado, 16 de noviembre de 2013

Nada

Vengo de tu mutismo.
De un bosque callado.
De ver la tristeza de un mirlo.
De llorar flores ajadas
y…. todo,
porque ya no estás;
ni tu forma,
ni tu silencio.

© Blanca

Hilando tiempo

Cuando el invierno llegue
quiero invernar en tu boca,
junto a tus verbos.

Hilando tiempo
y más tiempo…
que no se pierda nada
ni un solo momento.

Beber tu ímpetu,
emborracharme.

Perderme en ti,
en ese laberinto hermoso.

Reinventarme en tu saliva,
saberme así,
que me nombras.

No perder camino.
Agudizar sonidos
y expresar miles de formas.

Estar ahí.
Así,
para calmar mi ansia,
para sentirte mío.

© Blanca

domingo, 27 de octubre de 2013

Quien eres...

Quien eres tú…?
Que me atas con tu rostro
en las mañanas
y clavada llevo tu cara.

Quien eres tú…?
Que a pesar de los pesares
te instalas en mis entrañas;
caminas por las venas
y te sientas en mi corazón.

Quien eres tu…?
Que deshilas todas mis sombras
y dibujas estrellas.

Quien eres tú…?
Que más allá de los ayeres,
vuelves a retomar palabra
en alas de un colibrí.

Que poder imantas…
para hacer de tú presencia,
tinta en el papel.

© Blanca

El agua

Me gusta ver llover.
A veces, plantada como un árbol
toco el agua.

Se humedece mi ropa
y cala hasta desnudarme de recuerdos;
Llega hasta los huesos.

Entonces... mi esqueleto
desnudo de carne,
se hace más fuerte.

Se nace nuevo.

© Blanca

Soledad

Estaba envuelta
en el velo de la noche;
Unas manos atrapadas,
unos ojos ahogados,
la mudez de las palabras,
un silencio extremo.

Un cubo,
unas aristas
y cuatro paredes.

Es noviembre,
una luz difusa
se cuela por el tragaluz.

Asoma un gato
y le trae una estrella.

© Blanca

lunes, 14 de octubre de 2013

Tenía...

Ella tenía un vestido,
cosído con tela de besos
y lleno de palabras.

Era rojo como su boca.

Tenía una casa,
una pradera,
un gato
y una cama.

Ella tejía las nubes
con los hilos de sus ojos;
luego las colocaba en la cama.
-Decía que preparaba el cielo-

Cuando las voces del día callaban,
bajaban las lunas;
entonces…
un huracán de emociones,
formaba remolinos en su ombligo.

Ella lo tenía todo.

Tenía un amante.

© Blanca

Morir de amor

Ella solo quería
acercarse a su amado;
Tocar ese punto de luz con los dedos.
Cruzar el camino de estrellas.
Volver a latir y latir….

Pero se detuvo el tiempo.

Entonces… se dejó morir.

© Blanca

domingo, 6 de octubre de 2013

Otoño 21

Otoño 21

Quería… contigo,
pisar las hojas
en bronce viejo
y al paso crujiera
el sonido de los deseos.

Es otoño 21.
Un comienzo
donde termina una meta.
Sonidos de ramas,
soplan silbidos recios
y claudican al viento.

El alba abriga un destemple
de veladas inacabadas,
el ocaso se guarda del frio
en el pálpito de horizontes perdidos.

Oteros y rasas laderas,
arados por pasos ciegos.

Es otoño 21.
Sombras escuálidas, desnudas,
albergan el desamparo de los amantes.

Sueños de mariposas durmientes
sin ser besadas.

Melancolía extrema.

Es otoño 21


© Blanca

Disfraz

Entre tus capas milenarias
disfrazo mi presencia,
quiero sentir ciertas remembranzas
en días de lluvia y sol.

Acurrucada entre la virginidad
de tu nobleza,
invoco al eco de todas tus palabras,
cuales ahogan mi estómago
en la veracidad de no verte.

Es primavera,
mis ojos atados en la perspectiva
de las flores,
sonríen al rojo vivo de una amapola
y mi boca envidiosa de su intenso color,
pinta una sonrisa y lo roba.

Mi quietud se acelera ante la luna,
cierro los ojos con la esperanza
que en cada mañana,
vengas a besarme en alas de un colibrí.

© Blanca  Marzo- 2013

jueves, 3 de octubre de 2013

(.....)

Hubo un tiempo
que el otoño, no era otoño;
siempre era primavera.

Donde la carne hervía
al olor de la lluvia.

Y la piel se abonaba,
con el más limpio aliento
de tu boca.

Cuando mis dedos
seguían la ruta de tu espalda,
crecían amapolas.

Eran otros tiempos.

Nos sabíamos a un rojo intenso.


© Blanca

viernes, 20 de septiembre de 2013

Solo

Un día pasa y otro le sigue
y en ese tiempo,
escribo tu nombre
entre soledades,
el otoño y hojas secas.

Se cruzan vocales
y letras no encuentro
que agasajen mis versos.

Me inmiscuyo en tus sentires
cual pena no alcanza.

Dejaste la tierra, el sol
y caminas en noche cerrada
vagando desnudo,
sin sombra que te abrigue.

Solo, el silencio de los silencios
te acompaña.


© Blanca

miércoles, 18 de septiembre de 2013

A solas.....

Se confunde mi boca con el vino,
celebrando la fiesta solitaria del recuerdo;
unas sábanas perfectas,
una noche extrema
y un beso fuerte de manzana roja.

La tersura, de tu piel morena
ya olvidada en mis manos,
calma la sed en este vino rojo
que hace juego con mi boca.

Tomo la copa en recuerdo
de las estrellas que no volvieron.

Ajados todos los pétalos del tiempo,
son abono de rocío
para cada madrugada.

Estás en ese lugar
sin un atisbo de luz.

Me dejaste aquí, sin luna,
sin sábanas húmedas y
con el sudor de tu piel
cuando respiro.


© Blanca

lunes, 16 de septiembre de 2013

Quimera

Hundo mi memoria
en lo efímero del tiempo,
con el afán de perpetuar
tu existencia
en esta lucha intemporal.


Combato con la fuerza de los leones,
rasgo velos de esperanzas
ingenuas que no volverán.

Me aferro a la añoranza
y me duele la piel
que no tocan tus manos.

Ya no veo tu sombra,
también debió caducar
como las hojas en otoño.

Eres cuerpo con poros
que transpiran olvidos.

Quise meterme en tus sueños,
estaban vacíos, sin dueño.

Los charcos de lluvia,
reflejan besos mojados
en gotas desvanecidas.

Me oprime el alma este desahogo
que no puedo compartir.

Y allí, en mi memoria vencida,
encuentro sin razones
que equivocan mi existir.

Quiero ser presencia en daga afilada,
que clave el tiempo y te deje ahí.

Existo porque tú estabas,
ahora vivo, sin existir.


© Blanca

sábado, 14 de septiembre de 2013

Morir en Septiembre

Llevan los pájaros de septiembre,
todas mis palabras en sus alas.

Se harán rebeldes;
aun así,
construirán nidos en tu vientre.

Con mi boca
hilarán las líneas
que no se escribieron.

Porque el verano
secó tu piel y mis manos.

Somos pasto para ciegos.

Se pararon las fuentes,
se congeló el sauce que lloraba,
se detuvo el tiempo,
pero no mi palabra.

Todo nuestro mundo…
cabe ahí,
en ese nido de tu ombligo.

© Blanca

domingo, 8 de septiembre de 2013

Tanka

Mientras las flores
se duermen en la noche,
yo me consuelo
entre pétalos blancos,
cual margarita triste.

©Blanca

Signo

No te vistas de marengo,
no quieras ser sombra.
 
Sabes que mis ojos
guardan tu piel
y con el eco de la tinta,
escriben
las palabras de dos bocas,
que fueron penadas
por el signo de una coma.

© Blanca

Haikus

La primavera,
  quiere adornar tu aspecto
con los silencios.

Callada vive,
entre todos los ecos
de tus palabras.

Más en la noche,
con furia desatada;
quema dos cuerpos.



©Blanca

Tankas

Era coraza
desnuda de palabras;
yerma y erguida,
esperaba ese tacto
de enredaderas vivas.


Cuando llegaste
pusiste al fuego mi voz,
más tu soflama,
en rojo de amapolas,
abonaba mi espalda.



©Blanca