lunes, 2 de septiembre de 2013

Un pasado

Cuando la vejez asome
y tu voz se entrecorte
al decirme te quiero
y tu enjuto cuerpo
llame al deseo,
nos miraremos la piel
curtida por el tiempo,
se clavarán mil historias
en miradas de unos ojos secos.

Cuando la vejez asome
y seamos pretéritos
en este presente efímero;
donde la prisa del tiempo
nos vaya quitando el aliento
y los cuentos se guarden
en nuestros adentros;
alguien habrá por escribir
que urge en nuestro tiempo.

Después presuma con pluma
de lo que fue, viva historia
en la vida de dos viejos.

© Blanca

4 comentarios:

  1. Que hermoso, me encanta como escribís! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pipi, me alegra te haya gustado.
      Saludos de vuelta.

      Eliminar
  2. Si vamos a ser pretéritos, que seamos pretéritos perfectos.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pretéritos perfectos,hasta que podamos !!!
      Abrazos de vuelta....

      Eliminar