sábado, 21 de diciembre de 2013

Sin título

Él se sabía fuego
entre las piernas
y posaba palabras
en mi boca.

Anudaba los silencios
como si nada
y hacia guirnaldas
de fiesta.

Nunca hubo
un tiempo mejor
que el de su pecho;
no existían los inviernos.

Era fácil el frío,
también me sabía fuego
entre sus piernas.

© Blanca

2 comentarios:

  1. Fantastica,sensual y ardiente,haces soñar con caricias y besos.Un placer leer lo que escribes querida amiga.

    ResponderEliminar